BASF apoya a Graphit Kropfmühl con un innovador concepto de electricidad renovable

BASF y Graphit Kropfmühl, una filial de AMG Critical Materials N.V., han firmado un acuerdo innovador para reducir la huella de carbono de sus productos. En virtud de este acuerdo, BASF suministrará certificados de energía renovable (las llamadas “Garantías de Origen”) al sitio de producción de Graphit Kropfmühl en Hauzenberg, Alemania.
Una Garantía de Origen (“GoO”) certifica que una determinada cantidad de energía se produjo en una planta de energía renovable en particular, proporcionando así una prueba tangible del uso y la fuente de la energía renovable. Con el uso de estos GoO, la huella de carbono del grafito producido por Graphit Kropfmühl en la planta de Hauzenberg se reducirá al menos en un 25 por ciento. Este grafito será utilizado por BASF como materia prima para la producción de Neopor®, que por lo tanto también tendrá una menor huella de carbono. Neopor® de BASF se utiliza como materia prima para productos aislantes para edificios.
“Con este concepto innovador, actuamos de la mano de nuestros clientes y más allá de los límites de nuestra propia fábrica para proteger eficazmente el clima. Al profundizar nuestra colaboración con Graphit Kropfmühl, podemos acelerar juntos el viaje hacia las emisiones netas cero”, dijo Horatio Evers, director general de BASF Renewable Energy GmbH.
Yong Liu, Director de Adquisición Global Directa de Aditivos Plásticos de BASF, agregó: “Esto es beneficioso para BASF y Graphit Kropfmühl: un enfoque pragmático con un impacto positivo que fortalecerá nuestra asociación de larga data con Graphit Kropfmühl y demuestra que se están uniendo en lo que respecta a la sostenibilidad. Neopor® y Neopor® BMB son soluciones con un excelente rendimiento de aislamiento y perfil de sostenibilidad. El uso de grafito con una huella de carbono de producto reducida de nuestro socio Graphit Kropfmühl es un paso más en nuestro camino hacia el cero neto. BASF también está trabajando en otros proyectos de este tipo con otros socios”.
“Estamos entusiasmados de profundizar nuestra asociación con BASF reduciendo la huella de carbono de nuestros productos (PCF) en al menos un 25 por ciento y avanzando juntos hacia un futuro más sostenible“, dijo Thomas Junker, director ejecutivo de Graphit Kropfmühl.
En su camino hacia la neutralidad climática, BASF se ha fijado objetivos ambiciosos y se esfuerza por lograr cero emisiones netas de CO2 para 2050. Una palanca importante para lograr estos objetivos es el uso de energía renovable. Por lo tanto, BASF ha realizado importantes inversiones en fuentes de energía renovables en los últimos años.
AMG se fundó sobre el principio de que los objetivos de reducción de CO2 crearían una mayor criticidad para los materiales especiales. Este enfoque estratégico se resume en el concepto de Cartera de reducción de CO2 habilitada (“ECO2RP”) de la empresa a nivel de los clientes de AMG. Su enfoque estratégico está totalmente alineado con la taxonomía de la UE y la respalda. Como filial de AMG, Graphit Kropfmühl apoya el compromiso de la empresa matriz de reducir sus emisiones directas de CO2 en un 20 por ciento desde 2019 hasta 2030. Esto corresponde a una reducción total de 125.000 toneladas de CO2.