El aguacate y su papel en la transición hacia envases alimentarios más sostenibles

Halves of fresh avocado on a cutting board. On a wooden background. High quality photo

Una reciente investigación ha logrado fabricar un prototipo de material más resistente y biodegradable para el envasado de alimentos. Este innovador material sustituye parcialmente el bioplástico convencional por fibras de celulosa extraídas de las ramas y hojas del árbol del aguacate.

Cultivo de aguacate

Aunque el plástico tradicional asegura una higiene adecuada en el envasado de alimentos, su uso masivo genera serios problemas medioambientales debido a su baja reciclabilidad y corta vida útil. Por esta razón, tanto la industria como la comunidad científica llevan décadas en la búsqueda de alternativas más sostenibles.

Un estudio realizado por la Universidad de Córdoba, con la colaboración de la Universitat de Girona, ha encontrado una solución innovadora. Han desarrollado un prototipo de material de envasado más ecológico, utilizando restos de poda del árbol del aguacate. España, y en particular la comarca malagueña de la Axarquía, es uno de los principales productores de este fruto en Europa.

Proceso de fabricación

El investigador Ramón Morcillo, autor principal del estudio, explica que mediante un proceso semi químico y mecánico, en el que se mezclan las hojas y ramas con sosa para refinarlas y desfibrarlas, se han aislado las fibras leñosas de la poda. Estas fibras se emplean como material de refuerzo, sustituyendo parcialmente el bioplástico utilizado en los envases alimentarios.

Este nuevo material no solo es más sostenible, sino que también es más resistente gracias a las fuertes propiedades mecánicas de las fibras naturales del aguacate. Las pruebas han demostrado un incremento del 49% en la resistencia a la tracción del material.

Futuro del envasado sostenible

El siguiente paso en esta línea de investigación será evaluar otras propiedades del material, como su capacidad antimicrobiana o antioxidante, lo que podría abrir nuevas vías para la conservación de alimentos de manera más sostenible y adaptada a diferentes tipos de productos.

Desafíos y normativas

El Parlamento Europeo ha aprobado medidas para reducir y reciclar los envases, prohibiendo ciertos tipos de plásticos de un solo uso a partir de 2030. Este cambio normativo supone un desafío para la industria, que deberá evaluar la rentabilidad económica de los envases sostenibles viables científicamente.

Según Ramón Morcillo, “se trata de un proceso detallado que requiere mucho esfuerzo e información, pero es esencial para que estos nuevos materiales puedan llegar al mercado”. En los próximos años veremos cómo la sociedad enfrenta este reto urgente: reducir el uso de plástico y promover una economía menos dependiente de los combustibles fósiles.

¡El aguacate no solo es delicioso, sino que también puede ser clave en el futuro de los envases sostenibles!