El 78% de aceites usados en 2023 se transformaron en bases regeneradas

Sigaus, un referente en la economía circular de residuos industriales, ha presentado sus Informes Oficiales 2023 al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miterd) y a los organismos de las diferentes comunidades autónomas, en nombre de sus empresas asociadas. Estos informes detallan el cumplimiento de los objetivos ecológicos relacionados con la gestión de aceites usados, abarcando 131,000 toneladas de residuos durante el año pasado.

Gestión y reciclaje de aceites usados

Sigaus ha enviado sus Informes Oficiales 2023 de manera telemática, proporcionando un análisis territorial de la recogida de aceite usado y los beneficios ambientales obtenidos. Según el sistema integrado de gestión de aceites usados, estos informes son fundamentales para informar a las Administraciones Públicas sobre los resultados de su labor y el cumplimiento de los objetivos ecológicos según la normativa vigente. La edición actual presenta un diseño más visual y una estructura de contenido renovada para facilitar su lectura.

Datos clave de 2023

Las empresas adheridas a Sigaus comercializaron 287,675 toneladas de aceites industriales en 2023, reflejando una ligera disminución del 0.4% respecto al año anterior. Del total, el 57% se destinó al sector automotriz y el 41% a la industria, siendo el 70% de fabricación nacional.

El documento también revela cifras sobre la generación de aceite usado: 67,109 establecimientos productores, 4,782 municipios con recogidas y 175,621 operaciones de recogida, incluyendo datos sobre recogidas en zonas rurales, montañosas y ambientalmente vulnerables.

Proceso y resultados de la regeneración

Sigaus operó con una red de 164 empresas y 205 instalaciones, abarcando todas las fases desde la recogida hasta el tratamiento final. En 2023, se recogieron 159,387 toneladas brutas de aceites usados (con un 18% de agua y otros materiales). Tras el tratamiento, la cantidad neta gestionada fue de 131,293 toneladas.

El 100% de estos residuos se sometió a tratamientos para su valorización. Específicamente, el 77.9% (13 puntos por encima del objetivo legal) del aceite usado regenerable se destinó a la regeneración, convirtiéndose en bases lubricantes aptas para nuevos aceites industriales. Este proceso permitió producir cerca de 64,000 toneladas de nuevos lubricantes y 26,000 toneladas de fuelóleo a partir del aceite usado tratado.

Impacto ambiental positivo

La regeneración del aceite usado evitó la emisión de más de 83,000 toneladas de CO2, ahorró 1,320 GWh de energía y 33 millones de barriles de petróleo, demostrando que este proceso es más eficiente y menos contaminante que la producción primaria a partir de petróleo.

Transparencia y control

Toda la información sobre la gestión de aceites industriales y usados, enviada a las Administraciones Públicas, se extrae del Sistema de Información Tecnológico (SIT) de Sigaus. Esta herramienta, complementada por un sistema de información geográfica (GIS), asegura la trazabilidad completa del residuo desde su origen hasta su tratamiento final.

Acciones para reducir el impacto ambiental

Los Informes Oficiales también incluyen el Informe Anual de Seguimiento y Control del Plan Empresarial de Prevención, destacando 557 acciones realizadas por las empresas para reducir la huella ambiental de los aceites industriales. Estas acciones incluyen la extensión de la vida útil del aceite, el uso de bases regeneradas en nuevos lubricantes y la promoción de técnicas de microlubricación.

Compromiso con la transparencia

Además, los informes contienen datos sobre las acciones de revisión y control llevadas a cabo para verificar las declaraciones de las empresas adheridas y los gestores autorizados. También se incluye un estudio del mercado de lubricantes en España, realizado por PwC, que ayudó a establecer la cuota de mercado financiada por Sigaus en 2023, junto con un resumen de las actividades de comunicación realizadas por la entidad.