El Parlamento Europeo aprueba nuevo reglamento para envases en pro de la sostenibilidad

El Parlamento Europeo ha dado un paso trascendental hacia la sostenibilidad al aprobar un nuevo Reglamento de envases, marcando un hito significativo en la búsqueda de una mayor sostenibilidad y la reducción de residuos en la Unión Europea. Este conjunto de medidas tiene como objetivo primordial hacer que los envases sean más amigables con el medio ambiente, al tiempo que promueve la armonización de normativas dentro del mercado único y estimula la transición hacia una economía circular.

La legislación aprobada incluye una serie de metas específicas para reducir la cantidad de envases, fomentar la reutilización, mejorar la recogida selectiva y aumentar el contenido de material reciclado. Estas medidas, una vez ratificadas por el Consejo de la UE, serán vinculantes para todos los Estados miembros. Entre los objetivos clave, se establece una reducción gradual del uso de envases del 5% para 2030, del 10% para 2035 y del 15% para 2040.

Los fabricantes e importadores enfrentarán el desafío de minimizar el peso y volumen de los envases, así como limitar el espacio vacío en envases colectivos, de transporte y de comercio electrónico al 50%. Además, se prohíben ciertos tipos de envases de plástico de un solo uso a partir de 2030, como los utilizados para frutas y verduras frescas, alimentos y bebidas en cafeterías, y productos de higiene personal en envases pequeños, entre otros.

Para garantizar la salud de los consumidores, se prohíbe el uso de ciertas sustancias químicas, como los PFAS, por encima de ciertos límites en envases en contacto con alimentos. Se promueve activamente la reutilización y la recarga de envases, especialmente en el caso de bebidas alcohólicas y no alcohólicas, con el objetivo de reducir la cantidad de envases desechables.

El reglamento también establece estándares estrictos para que todos los envases sean reciclables, y fija objetivos mínimos de contenido reciclado para los nuevos envases de plástico. Además, se prevé una mayor recogida y reciclado de residuos de envases, con el objetivo de que para 2029 el 90% de los envases de bebidas de plástico y metal de un solo uso se recojan por separado.

Frédérique Ries, ponente de la nueva normativa, destaca que este reglamento marca un avance significativo al establecer objetivos de reducción de envases independientemente del material utilizado. Asimismo, enfatiza la importancia de la prohibición de sustancias químicas perjudiciales para la salud en los envases alimentarios. Con estas medidas, se espera un impulso a la innovación y un compromiso conjunto de industrias, Estados miembros y consumidores en la lucha contra el exceso de envases.