Desarrollan en Andalucía un bioplástico a partir de guisantes que es respetuoso con el medio ambiente

Investigadores de las universidades de Huelva y Sevilla han desarrollado un material de envasado innovador a partir de proteínas de guisantes y genipina, destacando su idoneidad para reemplazar los materiales tradicionales. Publicado en el Journal of Polymers and the Environment, este avance busca contribuir a la salud y al medio ambiente.

La genipina, al combinarse con las proteínas de guisantes, mejora las propiedades mecánicas del plástico resultante, asegurando una flexibilidad óptima y una resistencia suficiente. Además, crea porosidad para conservar adecuadamente la humedad, luz y aire necesarios para los alimentos.

El investigador Víctor Manuel Pérez-Puyana resalta que el material es más deformable y resistente que sus contrapartes, con un atractivo color azul oscuro que se ajusta a las preferencias del mercado. Este bioplástico promete aplicaciones en envases, apósitos médicos y agricultura, ofreciendo una alternativa biodegradable y funcional.

Mediante pruebas morfológicas, mecánicas y funcionales, los expertos han validado su potencial en diversos campos, desde envases hasta productos farmacéuticos. La inclusión de genipina como reticulante ha demostrado una baja toxicidad y una mejora en la resistencia y flexibilidad del material.

El proceso de fabricación, que implica el moldeo por inyección, se ha optimizado para garantizar la homogeneidad de la mezcla y la conformación del material. Además, se están explorando nuevos reticulantes para mejorar aún más las propiedades del bioplástico, manteniendo el compromiso con la sostenibilidad.

Este avance ha sido posible gracias al apoyo del proyecto del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, subrayando el compromiso continuo con la investigación de materiales sostenibles y eficientes para diversas aplicaciones industriales.