Startup australiana revoluciona la industria del reciclaje plástico con tecnología de reciclaje molecular

Investigadores australianos de la Universidad Nacional Australiana (ANU) han desarrollado una tecnología revolucionaria para lograr la infinita reciclabilidad de plásticos, con el propósito de transformar la industria del reciclaje. Encabezado por los estudiantes de doctorado Vanessa Vongsouthi y Matthew Spence en el laboratorio del profesor Colin Jackson, el equipo mejoró las enzimas que degradan el plástico, dando origen a Samsara Eco, una startup especializada en reciclaje de plástico.

La tecnología, conocida como Reciclaje 2.0 o reciclaje molecular, emplea enzimas para descomponer polímeros plásticos complejos en sus bloques monómeros originales. Este enfoque se diferencia del reciclaje mecánico tradicional, que a menudo se limita a unos pocos ciclos, produciendo productos de calidad inferior. La innovación de Samsara Eco supera este desafío al extraer colores de los plásticos y manejar productos de múltiples capas.

A diferencia de los métodos convencionales de reciclaje, la tecnología de Samsara Eco tiene el potencial de reciclar una amplia variedad de plásticos, incluyendo tejidos de poliéster, poliuretano y policarbonato. La startup está explorando colaboraciones con marcas de moda global para integrar plásticos reciclados en nuevos productos textiles.

Aunque la tecnología enfrenta desafíos en el reciclaje de plásticos blandos, como bolsas y envoltorios de pan, Samsara Eco está trabajando en el diseño de enzimas específicas. No obstante, algunos plásticos, como el polietileno, el polipropileno y el PVC, presentan desafíos químicos que están siendo abordados.

La tecnología de Samsara Eco opera mediante el uso de enzimas para descomponer la cadena polimérica de los plásticos en monómeros individuales, permitiendo la reutilización de los productos químicos aislados en la creación de nuevos productos plásticos. La startup emplea un algoritmo patentado para diseñar enzimas innovadoras, permitiendo el abordaje de varios tipos de plásticos.

Con un respaldo significativo, incluyendo una inversión de $54 millones en una ronda Serie A, Samsara Eco planea expandir su biblioteca de enzimas para abarcar una gama más extensa de plásticos. La startup enfatiza la importancia de una baja huella de carbono en su proceso, tomando decisiones de diseño e innovación con la sostenibilidad en mente.

Samsara Eco tiene como objetivo comenzar la producción de plásticos reciclados para clientes en el próximo año y tiene planes para inaugurar una instalación de reciclaje infinito a gran escala en la región de Nueva Gales del Sur. Además, la compañía aboga por cambios en las políticas, proponiendo un objetivo mínimo para el uso de plásticos reciclados y colaborando con organismos clave, como el Consejo Australiano de Reciclaje y el Consejo Australiano de la Moda. Con la meta de reciclar 1,5 millones de toneladas de plástico para 2030, Samsara Eco busca contribuir significativamente a la reducción del consumo de combustibles fósiles en la producción de plástico. La tecnología presenta una solución innovadora y sostenible para abordar la crisis global de residuos plásticos.