Sinba transforma los desechos de hoteles y cafeterías en soluciones sostenibles

Sinba, una empresa peruana fundada en 2015, se enfrenta al desafío global de la contaminación, cuestionando por qué el mundo sigue generando más residuos a pesar del impulso hacia la sostenibilidad. Cada año, se producen 2.000 millones de toneladas de basura a nivel mundial, con un ínfimo 14% reciclado. Esta problemática inspiró a Pipo Reiser y Andrea Rivera, fundadores de Sinba, a abordar el incómodo tema de los residuos sólidos.

En Perú, donde se generan 300 kilos de residuos anuales per cápita, Sinba se destaca con un enfoque innovador. La empresa ofrece una solución integral de gestión de residuos para sus socios comerciales. A diferencia de modelos tradicionales, no solo transforma los residuos en nuevos productos, sino que cobra a las empresas por la gestión responsable de su basura. Este enfoque integral incluye la entrega de contenedores, capacitación en manejo de desechos, recolección, procesamiento y venta del material reciclado.

Lo más destacado de Sinba es su capacidad para procesar residuos orgánicos. Transforma estos desechos en insumos para la fabricación de alimentos para animales de granjas urbanas certificadas y compost. Esta estrategia cierra el círculo de sostenibilidad y proporciona una solución eficiente incluso para grandes restaurantes y franquicias de alimentos.

En un contexto donde la sostenibilidad se ha convertido en prioridad global, Sinba aprovecha las regulaciones y políticas de sostenibilidad como una oportunidad de negocio. La gestión responsable de residuos atrae a empresas que buscan demostrar su compromiso con el medio ambiente. Sinba aspira a expandirse replicando su modelo en otras regiones y países, convencidos de que los emprendimientos sostenibles pueden ser rentables.

A la fecha, Sinba cuenta con más de 60 clientes, incluyendo el reconocido restaurante Central y locales de Starbucks. La visión de economía circular de la empresa ha ganado aceptación en la industria limeña. Este año, aspiran a procesar 20 toneladas de residuos diarios y alcanzar ventas cercanas al millón y medio de dólares. Con el 80% de los ingresos provenientes del servicio de recolección de residuos y el 20% de la venta de materiales transformados, Sinba busca expandir su impacto y contribuir al cuidado de los recursos del planeta.