Reciclar colillas para hacer asfalto: Una iniciativa pionera en Eslovaquia

Eslovaquia ha logrado un hito ambiental al convertirse en el primer país en construir una carretera utilizando un aditivo reciclado derivado de colillas y cigarrillos electrónicos. Este proyecto innovador, implementado en Ziar nad Hronom en octubre de 2022, consistió en una pequeña carretera de aproximadamente 100 metros, conectando un parque y una piscina al aire libre.

La nación ahora va un paso más allá al introducir en su capital, Bratislava, contenedores especiales para residuos de tabaco, marcando así una nueva fase en la gestión sostenible de estos desechos contaminantes. Estos contenedores, ubicados en lugares públicos desde el 1 de enero, se suman a las opciones ya existentes para otros tipos de residuos como plástico, metal, cartón, vidrio, papel, residuos biológicos de cocina y residuos municipales mixtos.

Este enfoque no solo contribuye a la promoción de una economía circular, aprovechando los residuos para crear recursos, sino que también aborda el problema medioambiental generado por las colillas, de las cuales más del 50% termina en el suelo. La empresa municipal de recogida de basuras de Bratislava, OLO, estima que los filtros de cigarrillos contienen sustancias tóxicas que afectan negativamente el suelo, el agua y el ecosistema circundante, siendo un peligro para plantas y animales.

El proceso de reciclaje implica la transformación de los filtros de colillas en fibras de acetilcelulosa, las cuales se integran en el asfalto de las carreteras. La cantidad de colillas necesarias para construir una carretera varía según el grosor del asfalto. Por ejemplo, en la construcción de la primera carretera en Ziar nad Hronom, se utilizaron más de 150 kilogramos de granulado en 200 metros cuadrados, equivalente a más de 10 millones de filtros de cigarrillos y cartuchos de tabaco, según Hugo Repán, gerente de EcoButt, una entidad de reciclaje clave en este proyecto.

Esta iniciativa no solo ha sido un éxito en términos ambientales, sino que también ha creado nuevas oportunidades de negocio, llevando a EcoButt a invertir en una nueva línea de reciclaje. Aunque reconocen que el proceso actual implica el consumo de diésel en la recogida de residuos, están evaluando soluciones efectivas para reducir el número de camionetas y considerando la posibilidad de electrificación del parque de vehículos en el futuro.

En definitiva, Eslovaquia está liderando el camino hacia prácticas más sostenibles, demostrando que la innovación en la gestión de residuos puede tener un impacto positivo tanto en el medio ambiente como en la economía local.