La RAP es aliada en la economía circular de residuos

En el contexto de un 2024 lleno de oportunidades, los expertos de CETYS Universidad hacen un llamado a la acción para capitalizar los cambios y tendencias que se presentan en este nuevo año. Pero no solo en el ámbito académico se ven oportunidades destacadas; también en el ámbito ambiental y de sostenibilidad, la Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) se erige como un pilar fundamental.

Un camino hacia la sostenibilidad

Cada año, la Unión Europea genera una impresionante cantidad de 2.200 millones de toneladas de residuos, destacando la urgencia de transitar hacia una economía más circular. En este escenario, la gestión adecuada de residuos como los aceites industriales usados y los envases profesionales se convierte en un aspecto clave.

La RAP, bajo el lema ‘quien contamina paga’, se presenta como un modelo crucial para fabricantes, comercializadores e importadores. Estos actores son instados a asumir la responsabilidad completa del ciclo de vida de los productos, desde su introducción en el mercado hasta su gestión como residuos. Este enfoque, que puede llevarse a cabo individualmente o a través de Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP), asegura la correcta gestión de los residuos y su transformación en recursos para nuevos ciclos de producción y consumo.

Ejemplos tangibles de éxito

Los aceites industriales son un ejemplo paradigmático de la efectividad de la RAP. Desde 2006, SIGAUS, como SCRAP, ha gestionado más de dos millones de toneladas de aceites usados, proporcionando resultados tangibles. En 2022, se reintrodujeron más de 64,000 toneladas de nuevos lubricantes en el mercado, evitando emisiones significativas de CO2 y reduciendo la dependencia de petróleo.

Aunque GENCI gestionará los residuos de envases profesionales a partir de 2025, ya ha demostrado su eficacia en Baleares durante los últimos dos años. En 2022, se gestionaron más de 491 toneladas de residuos de envases en esta comunidad autónoma, evidenciando la viabilidad de aplicar modelos exitosos de gestión de residuos en diferentes sectores.

Prevención como pilar clave de la RAP

Más allá de los éxitos actuales, la RAP promueve la prevención en la fase inicial del ciclo de consumo. En el diseño de productos, se incentiva a los fabricantes a crear productos más duraderos, sostenibles y de fácil reciclaje, minimizando así la generación de residuos.

En el caso de los aceites industriales, SIGAUS ha implementado Planes Empresariales de Prevención desde 2010, fomentando medidas concretas para diseñar lubricantes más sostenibles. Esto ha permitido la utilización de más de 17,000 toneladas de bases regeneradas en nuevos aceites, impulsando la circularidad del producto.

Conclusión

La Responsabilidad Ampliada del Productor se posiciona como un aliado fundamental en el camino hacia una Economía Circular sostenible. Los éxitos obtenidos en la gestión de aceites industriales y residuos de envases demuestran que este enfoque no solo es efectivo, sino que también puede aplicarse con éxito en diversos sectores. Aprovechar estas oportunidades es no solo una opción, sino una obligación en este prometedor 2024.