Reducir Residuos es el desafío en Black Friday

La Unión Europea llevó a cabo la Semana Europea de la Reducción de Residuos junto al Black Friday. La iniciativa que busca sensibilizar a los ciudadanos de los 27 Estados miembros sobre la importancia de adoptar prácticas de consumo sostenible y reducción de desechos. La semana estuvo respaldada por autoridades públicas, entidades locales, regionales y comunitarias, así como por ciudadanos, empresas, ONG y diversas asociaciones.

Amigos de la Tierra, una de las organizaciones que respalda esta causa, señaló que el “Black Friday” se ha convertido en una estrategia de “sobreconsumo” promovida por grandes marcas. Adriana Espinosa, responsable de recursos naturales y residuos de la organización, critica este evento por fomentar el “comprar-usar-tirar”, perjudicando tanto los bolsillos como el planeta. Espinosa destaca la responsabilidad de las grandes empresas y políticas permisivas en este patrón de consumo.

Asimismo, pide leyes que promuevan productos más sostenibles, duraderos y reparables, regulación publicitaria para combatir la “obsolescencia percibida” (como el “fast fashion”) y normativas que obliguen a las grandes empresas a respetar derechos humanos y ambientales en todas sus operaciones.

En el marco del Black Friday, Greenpeace revela en una investigación la gestión deficiente de la ropa desechada, señalando que grandes marcas y ayuntamientos utilizan gestores que exportan la ropa a países lejanos sin garantizar su reutilización. La organización destaca la necesidad de cambiar radicalmente el modelo de producción y consumo de ropa.

Ecologistas en Acción, por su parte, llama a sumarse al ‘Día sin compras’ para detener el consumo producido en el Black Friday. La organización insta a apoyar pequeños comercios locales en lugar de grandes marcas con prácticas deslocalizadas, bajos estándares laborales y minimización del pago de impuestos.

En resumen, la Semana Europea de la Reducción de Residuos destaca la urgencia de adoptar prácticas más sostenibles y responsables; además de abogar por un cambio profundo en los modelos de consumo y producción.