La primera instalación en EE. UU. transforma desechos plásticos en aditivos para concreto

129
views

CRDC Global, con el apoyo de Alliance to End Plastic Waste (Alliance), anunció hoy la apertura de una nueva fábrica capaz de convertir desechos plásticos difíciles de reciclar en un nuevo e innovador aditivo para concreto llamado RESIN8™. La instalación, la primera en los EE. UU. y la segunda de su tipo en el mundo, utiliza un proceso probado y apropiado para transformar los desechos plásticos no deseados de York en RESIN8 a una velocidad de aproximadamente una tonelada de plástico por hora.

El alcalde de la ciudad de York, Michael Helfrich, hablando en la ceremonia de inauguración, dio la bienvenida a la presencia de CRDC Global a la comunidad local: “Necesitamos el tipo de innovación que trae CRDC, y damos la bienvenida a cualquier solución que haga que nuestra ciudad sea más sostenible. Estoy muy orgulloso de cómo nuestra comunidad de York ha acogido la presencia de CRDC y ya ha comenzado a llevar sus desechos plásticos directamente a la fábrica. Para facilitar la recolección de estos desechos plásticos, me complace anunciar que estamos estableciendo tres sitios para la recolección de plásticos en diferentes áreas de York”.

El enfoque único de CRDC le permite aceptar cualquier tipo de residuo plástico (resinas 1-7) como materia prima y transformarlo en RESIN8. Diseñado por y para la industria de la construcción, el innovador material de construcción ha sido ampliamente probado y ha demostrado que mejora la integridad del concreto y el asfalto. Como tal, crea una solución comercial viable para los desechos plásticos no deseados, manteniéndolos fuera de los vertederos y del medio ambiente.

Donald Thomson, director ejecutivo de CRDC Global, destacó los beneficios específicos de RESIN8 en el hormigón, como mejoras en el aislamiento, la resistencia y la resistencia al fuego, así como la reducción del peso: “El mayor atractivo de RESIN8 radica en su capacidad para proporcionar tanto un beneficio ambiental y un beneficio comercial. Por lo tanto, mientras ayudamos a limpiar los desechos plásticos, también brindamos un producto que se destaca por sí mismo en términos de rendimiento y viabilidad comercial. RESIN8 tiene un impacto positivo tanto en los plásticos y las industrias de la construcción como un ejemplo funcional de desperdicio cero. Pasamos años en investigación y desarrollo para asegurarnos de tener un proceso que se pueda escalar rápidamente”.

La Alianza, una organización global sin fines de lucro con la misión de acabar con los desechos plásticos en el medio ambiente, ha apoyado la ampliación de las operaciones de CRDC Global en los EE. UU. y Costa Rica desde 2021. “La Alianza cree que los desechos plásticos son un recurso con valor que se puede desbloquear con las tecnologías y soluciones adecuadas. RESIN8™ es uno de esos ejemplos con el potencial de replicarse a nivel mundial”, dijo Steve Sikra, vicepresidente y director de las Américas en la Alianza. “Desde el momento en que comenzamos a trabajar con CRDC Global, han logrado grandes avances en la mejora de su proceso y el perfeccionamiento de su nueva tecnología. Estamos orgullosos de viajar con ellos para ampliar su tecnología en todo el mundo”.

Marc Forman, presidente de Georgia-Pacific Recycling, socio de CRDC Global, comentó: “Nos complace ver que soluciones innovadoras como RESIN8 avanzan para ayudar a mejorar la reutilización de los desechos plásticos y estamos felices de desempeñar un papel de apoyo. En Georgia-Pacific , participamos activamente en la mejora continua y la exploración de soluciones innovadoras que benefician a la sociedad como parte de nuestra estrategia comercial y medidas de éxito. Nuestra asociación con CRDC Global para brindar apoyo logístico y materias primas plásticas para sus operaciones es un gran ejemplo de cómo lo hacemos. “

RESIN8 es adecuado para numerosas aplicaciones, incluidos bloques y adoquines de hormigón, hormigón prefabricado, hormigón premezclado, morteros e incluso mezcla asfáltica en caliente. El material resultante es hasta un 15 % más ligero o más resistente según su uso, con hasta un 20 % mejores propiedades de aislamiento que el hormigón tradicional. Ya ha sido utilizado por Hábitat para la Humanidad para construir viviendas sociales en América Latina.