Cómo reducir naturalmente el impacto ambiental

403
views
Cómo reducir naturalmente el impacto ambiental

La realidad que vivimos actualmente nos muestra que somos responsables de la gran cantidad de basura que generamos.

Una de las formas en las que puedes contribuir a la salud de nuestro planeta es haciendo un cambio radical en tu forma de vivir, concientizándote de la gran contaminación que hoy perjudica el medioambiente.

La mejor forma de empezar a generar ese cambio es teniendo en cuenta lo que consumimos, sea comida o vestimenta, transporte o gestión de nuestros residuos y la manera en que lo hacemos.

Reducir el consumo de plástico, por ejemplo, llevando nuestras bolsas a los comercios, utilizar un termo para evitar la compra de botellas de agua o vasos de café y buscar otras alternativas como los envases de vidrio para los productos de belleza o cuidado personal.

Un cambio de hábitos importante que deberíamos realizar es elegir cuidadosamente los lugares que visitamos. Por ejemplo, los restaurantes de comida rápida en su gran mayoría son generadores de mucha contaminación; por lo que podríamos optar por visitar otros establecimientos más responsables.

Otro cambio podría ser el reducir nuestras visitas al casino, donde podríamos consumir cosas contaminantes, y reemplazarlas por visitas en línea como por ejemplo Mr green.

Uno de los cambios más importantes que deberíamos hacer es reducir el consumo de carne y pescado, La ganadería causa uno de los más importantes problemas ambientales, además del abuso animal, es la principal causa de deforestación, degradación del suelo, y sequías. Por otra parte, la pesca industrial ha generado la extinción de cientos de especies del océano y desequilibra la vida en nuestro planeta.

Una de las mejores maneras en las que podemos contribuir con la salud del planeta, es dejando de consumir productos de origen animal, aunque sea por un par de días a la semana, esto generaría un cambio muy grande en el planeta, a la vez que nos ayudaría a mejorar nuestra salud. Por ejemplo, cambiando la leche de vaca por leche de almendras, arroz, coco, soya o algunas otras opciones.

Estos son cambios pequeños para cada uno de nosotros, pero muy grandes para el mundo y la vida en él.  Comenzar a implementar estos pequeños pasos cada día, nos convierte en parte del cambio con beneficios para todos los que habitamos este hermoso planeta.